Proceso


Proceso

proceso-foto

Molienda

Los frutos limpios se muelen en un innovador molino que tritura suavemente, sin elevar la temperatura por fricción y sin provocar emulsiones ni excesiva oxidación.

Batido

La pasta procedente del molino se bate lentamente durante treinta o cuarenta minutos, para que las gotitas de aceite salgan de sus celdillas y se unan unas con otras.

En este proceso la temperatura no sobrepasa los 27 ˚C para que los aromas no se pierdan.

Separación

Una vez batida, entra en una centrífuga horizontal que separa, por una parte el hueso, la pulpa y el agua de vegetación, y por la otra, el aceite.

Para finalizar se completa la limpieza en una centrífuga vertical.
Así es como obtenemos un aceite verde de intenso aroma que llena de matices florales y frutales toda la almazara.
En dos horas hemos conseguido rescatar, en el instante preciso, el aceite de la aceituna que colgaba del olivo.

UN ZUMO DE FRUTA FRESCA EN SU MOMENTO DE SAZÓN.


Bodega de conservación

bodega-conservacion-ok

El aceite reposa a 20 °C de temperatura en depósitos de acero inoxidable de fondo cónico, inertizados con nitrógeno.

Periódicamente se sangran para eliminar los restos de agua que se acumulan en el fondo, quedando el aceite limpio sin necesidad de trasegarlo ni filtrarlo.

Los depósitos se saturan con nitrógeno para evitar las oxidaciones y el aceite se mantiene en perfectas condiciones hasta que se embotella cada vez que llega un pedido.

Sin ningún aditivo, de la misma forma que estaba en la aceituna, el aceite AUBOCASSA se embotella en cristal oscuro para protegerlo de los rayos solares y de la oxidación y salen al mercado salpicando con notas de mediterraneidad cada rincón del mundo.


Rendimiento

Utilizamos 8,5 kg de aceituna para hacer un litro de aceite, mientras que en un proceso normal 4,5 kg serían suficientes.

Cosechar cuando la aceituna está verde, molturar 1 hora después de la recolección, no superar los 27 °C de temperatura. Todos estos pasos conllevan un bajo rendimiento. En AUBOCASSA, un rendimiento de la aceituna del 12% es correcto, y del 15% es una situación excelente.

Todo este aparente despilfarro multiplica la calidad, la fruta y la frescura.